Espeleología acústica

El pasado 13 de julio Lumina Vokalensemble tuvo la oportunidad de ofrecer un concierto en el hermoso e insólito enclave de Ojo Guareña (Burgos). Nunca habíamos actuado en una cueva y existía expectación por nuestra parte sobre cómo sonaría el grupo en la acústica de una cueva. La capilla, que ocupa la entrada de las galerías, está increiblemente decorada con motivos bíblicos.

El concierto convocó a más gente de la esperada y rápidamente se llenó la capilla, gente de veraneo en la zona nos hicieron llegar su disfrute durante el concierto. Allí, y es de agradecer, nos explicaron durante esa tarde las principales características de Ojo Guareña y que es una de las cuevas del mundo con mayor recorrido de galerías con muchas docenas de kilómetros en su interior. Una verdadera joya geológica que seguro ocupará un espacio memorable en nuestros recuerdos.

 

WhatsApp Image 2019-07-13 at 23.33.16 (3).jpeg

Traducción de Salve Regina

 

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A ti te llamamos, los desterrados hijos de Eva;

a ti te suspiramos, gimiendo y llorando

en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora abogada nuestra,

vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre,

Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

 

 

 

Imagen de Andrew Warran en Pixabay

Traducción poética del Stabat Mater por Lope de Vega

 

La madre piadosa estaba
junto a la Cruz y lloraba,
mientras el Hijo pendía.Cuya alma triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.Oh, cuán triste y afligida
se vio la Madre escogida,
de tantos tormentos llena.

Cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena.

Y ¿cuál hombre no llorara
y a la Madre contemplara
de Cristo en tanto dolor?

Y ¿quién no se entristeciera,
piadosa Madre, si os viera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo
vio Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre;

Y muriendo al Hijo amado,
que rindió, desamparado,
el espíritu a su Padre.

Oh Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.

Y que por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en él que conmigo.

Y porque a amarte me anime
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.

Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de su pena mientras vivo.

Porque acompañar deseo
en la Cruz, donde le veo
tu corazón compasivo.

Virgen de vírgenes santas,
llore yo con ansias tantas
que el llanto dulce me sea.

Porque tu pasión y muerte
tenga en mi alma de suerte
que siempre sus penas vea.

Haz que su Cruz me enamore;
y que en ella viva y more,
de mi fe y amor indicio.

Porque me inflame y encienda
y contigo me defienda
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén.

Porque cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria. Amén.

 

Imagen de Adina Voicu en Pixabay

Traducción de O Jesu Christe

Este texto pertenece a la obra del mismo nombre del compositor franco-flamenco  Jacquet van Berchem (1505-1567) que desarrolló principalmente su actividad musical en Italia. Escribió unos 200 madrigales que fueron impresos en varias ediciones a causa de su gran popularidad. Como curiosidad una de sus piezas aparece en este famoso cuadro de Caravaggio.

He aquí la traducción de uno de sus motetes más difundidos por su expresividad y patetismo:

 

Oh Jesucristo, ten piedad de mí, con penas languidezco, Señor, tú eres mi esperanza. Te llamé, te llamé a gritos, ten piedad de mí.