Traducción de Magnificat anima mea Dominum

Engrandece mi alma al Señor,y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador porque ha observado la humildad de su sierva.

Pues he aquí, desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones porque el que es poderoso ha realizado grandes cosas para mí, y Santo es su nombre, y su misericordia llega de generación en generación a los que le temen.

Hizo fuerza con su brazo, dispersó a los soberbios de pensamiento de sus corazones. Depuso a los poderosos de los tronos, y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes, y a los ricos los despidió vacíos.

Auxilió a Israel, su siervo, acordándose de su compasión, como había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia para siempre.

 

Traducción: Enrique Yuste

Ideas para mejorar la entonación a primera vista (III)

Retomando el final del artículo anterior aporto una melodía cuyo inicio presenta el arpegio menor y que, al menos en España, creo que casi todo el mundo conoce: la canción Vamos a contar mentiras. En Andalucía la marcha Campanilleros también presenta un arpegio menor justo antes del tema principal y habrá quien prefiera acordarse de la primera pieza de la Pasión según San Mateo de J. S. Bach y o del tema principal del Concierto para piano nº 1 en Mi m de F. Chopin, pero como dije, cada cual debe encontrar sus propias referencias porque realmente funciona mejor siendo referencias propias.

Ejercicio 1

Una vez que tenemos en la mente los arpegios mayores y menores aconsejo tomar un sonido cualquiera de un teclado y entonar ambos acordes ascendentes y descendentes, primero el arpegio mayor y luego el menor. Una vez entonado es necesario comprobar con el teclado y si es correcto cambiar de sonido.

Ejercicio 2

Una vez que hay cierto control en los arpegios debemos trabajar las escalas naturales (sin alteraciones), las escalas deben de ayudarnos ya que son buenos armazones sobre los cuales sustentar las escalas y una vez dominadassobre un sonido debemos cambiar de sonido y construirlas sobre el nuevo.

Ejercicio 3

Lo mismo que en el ejercicio 2 pero incluímos las 4 escalas mayores y las 4 menores (Natural, Dórica, Armónica y Melódica).

Ejercicio 4

Una vez que hayamos cubierto estas etapas anteriores estamos preparados para enfrentarnos a un coral de J. S. Bach que nos podemos descargar fácilmente de internet o pinchando aquí (Corales de J. S. Bach).

Los corales de Bach son una extraordinaria herramienta con la que aprender entonación, armonía, contrapunto, análisis, composición… Son un material muy rico y concentrado de recursos con los que podemos realizar multitud de ejercicios.

El más sencillo de todos es entonar el arpegio de la tonalidad de un coral y a continuación, tras visualizar la escala y las alteraciones accidentales que presenta, entonar la escala.

Ejercicio 5

Los corales tienen 4 voces: soprano, alto, tenor y bajo. El soprano, que es la linea melódica superior. El soprano suele ser con diferencia la voz más sencilla de entonar  por melodía, por ritmo y por tesitura, así que es una buena forma de comenzar. No suele tener saltos, en ocasiones alguna 4ª, y casi todo será grados conjuntos. Así que podemos escoger un coral, entonar el arpegio de la tonalidad, a continuación la escala y cantar el soprano.

Resulta interesante también señalar que los corales están divididos por calderones que se interpretan no en el sentido romántico de nota sostenida, sino como si fueran vírgulas, simples respiraciones. Estos puntos marcados por calderones nos servirán para dividir el coral en secciones con idea de ir entonando cada sección y luego ir uniéndolas.

Traducción de Irish Blessing

May the road rise to meet you,
May the wind be always at your back.
May the sun shine warm upon your face,
The rains fall soft upon your fields.
And until we meet again,
May God hold you in the palm of his hand.

Que el camino salga a tu encuentro,
Que el viento esté siempre tras tu espalda,
Que el sol brille y caliente tu cara,
Que la lluvia caiga suavemente sobre tus campos y,
Hasta que nos volvamos a ver, que Dios te tenga en la palma de su mano.

Traducción Enrique Yuste